España, nuestro país, sigue en cuarentena para contener en la medida de lo posible la epidemia por covid-19 coronavirus. Por este motivo much@s de nuestr@s client@s no han podido acudir a su cita para hidratar en profundidad su cabello (tanto postizo como biológico), ya que nuestro salón está cerrado desde el pasado 14 de marzo (pero seguimos haciendo envíos de la tienda online con el stock de nuestro almacén de Madrid). 

Un tratamiento profesional siempre es más efectivo y duradero, pero queremos que aproveches al máximo los cosméticos que tienes en casa y saques todo su rendimiento. Sigue estos sencillos consejos y conseguirás hasta triplicar el efecto de tu mascarilla o acondicionador favorito. 

1) En primer lugar, ¡el tiempo! Como seguramente la mayoría de vosotr@s os encontráis trabajando desde casa (o estudiando) las prisas mañaneras por correr a clase o a la oficina ya no pueden ser excusa. Siempre que hablamos de acondicionador para el pelo (o sobre todo de mascarilla) requiere un tiempo de exposición de mínimo 3 minutos (idealmente de 5 a 10). Puedes aprovechar ese tiempo mientras para cepillarte los dientes, lavarte, rasurarte, exfoliar...

2) ¡La temperatura! A lo mejor no es lo más adecuado que empapes una toalla en agua muy caliente y la enrolles en tu cabeza mientras que la mascarilla o acondicionador está haciendo efecto, así que otro truco: ponte un gorro de ducha. De esta manera el cabello conservará mejor el calor. Y si puedes, siempre con cuidado porque agua y electricidad no es una buena combinación, aplica unos segundos de secador en el gorro o toalla para que suba la temperatura. 

3) ¡Cepíllate! Sí, somos conscientes de que el cabello húmedo es mucho más delicado y sensible a romperse (especialmente si es postizo, que no crece), por eso es importante que lo hagas con suma delicadeza y usando cepillos antitirones de cerdas flexibles y a varias alturas adecuados (ver imagen). Empieza siempre cepillando por las puntas. Cuando la mascarilla o el acondicionador está en el cabello si peinamos o desenredamos (¡con cuidado!) la melena, distribuiremos el producto uniformemente, y además por la acción del cepillado contribuimos a cerrar la cutícula de nuestro pelo sellando moléculas del producto. 

4) ¡Jarro de agua fría! O lo que puedas aguantar. Obviamente no mucho en invierno, pero ahora que empieza el buen tiempo trata de enjuagar el acondicionador o la mascarilla del pelo con la temperatura más fría que toleres. Esto no solo activa la circulación de tu cuerpo sino que te aportará un brillo muy sano al cabello.

5) Y tras el aclarado... ¿qué? Ojo al frotar con la toalla, no lo hagas a restregones enérgicos ni retorciendo el pelo (porque se puede partir) sino a ligeros toques. Si tienes que desenredarlo más, hazlo siempre de puntas hacia arriba como en el paso 3, terminando por las raíces. Ahora es el momento de aplicar unas gotas de tu sérum sin aclarado (Salerm 21 proteína de seda, Postquam concentrado de siliconas, Salerm 21 Express...) o tu aceite de argán favorito (o de oliva, de coco, el que uses). ¡Ojo! Si planeas plancharte el pelo no uses aceite sino un protector térmico (Salerm 21 Express por ejemplo). 

Cualquier duda, pregunta, sugerencia o consulta estamos a vuestra disposición durante la cuarentena por whatsapp 633810340 y por mail Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Por motivos evidentes ahora no podemos darte cita gratis en nuestro salón, pero esperamos poder reabrir muy pronto. 

medir cabeza peluca carta tonos free style