Sian Pennant-Jones era una joven alumna en el último curso de arte dramático cuando fue diagnosticada de alopecia areata total en 2014. Recientemente el periódico británico DailyMail ha publicado una entrevista en la que Sian explica cómo es su vida sin tener pelo. 
Como es lógico, Pennant-Jones temía por su futuro en el mundo de la interpretación al perder su melena.

Además, la alopecia areata comenzó en el peor momento: justo cuando encontró un trabajo como cantante en un parque temático. La posibilidad de que las pelucas se le movieran o cayesen durante las actuaciones era algo que le preocupaba. Para solucionarlo, su madre recaudó 600 libras (800€) en la página de donaciones Gofundme para poder comprar una peluca antideslizante en Inglaterra.

"Fue aterrador, el pelo se me caía a puñados, cuando me despertaba lo debaja todo en la almohada", explica Sian al periódico.  El diagnóstico de su médico de familia no tardó en llegar: tenía alopecia areata total, y en apenas tres semanas había perdido todo el cabello de la cabeza.
 
Sin embargo, un año más tarde, Sian Pennant-Jones luce con orgullo sus nuevas melenas: o bien una peluca rubia que le ha subvencionado el sistema nacional de salud de Reino Unido, o una peluca antideslizante muy larga y morena, con la que puede bailar y actuar sin miedo a que se le mueva. "Rubia o morena, me encanta cambiar de peluca según mi estado de ánimo", explica. Podéis leer el artículo original - en inglés - aquí: http://dailym.ai/1LYddTx 







medir cabeza peluca carta tonos free style